B-2 Spirit, 30 años de la evolución del Stealth Bomber y el futuro B-21 Raider

30 años del B-2 Spirit
Un B-2 Spirit del 509th Bomb Wing de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se aproxima a un KC-130 Stratotanker del 351st Aerial Refueling Squadron, durante el ejercicio de entrenamiento del Bomber Task Force sobre Inglaterra el pasado 29 de agosto de 2019.
Foto: United States Air Force, por el Sargento Mayor Jordan Castelan (archivo).

Aunque presentado por primera vez el 22 de noviembre de 1988 en Palmdale (California) el B-2 no volaría hasta el año siguiente, es por ello que el 30 aniversario de aquel primer despegue se celebró el pasado 17 de julio de este 2019. 

Sin embargo el concepto de ala delta, o simple “ala voladora”, ya había pasado por la mesa de diseño del visionario J. Northrop, y en junio de 1946 tuvo listo para volar al primer avión de estas características. Denominado como XB-35 “Flying Wing” estuvo propulsado por cuatro motores radiales Pratt & Whitney R-4360 Wasp Major y doble hélice contrarrotatoria.

El XB-35 fue el precursor del YB-49, presentado en el año 1949 y desarrollado sobre el cuatrimotor radial, pero en este prototipo ya se le sustituyeron los mismos por ocho turbinas Allison J35.

B-2 Spirit

B-2 Spirit frente a un hangar en Palmdale (California), el pasado 20 de agosto. El avión estaba en exhibición con motivo de la celebración del 30 aniversario del Stealth Bomber.
B-2 Spirit frente a un hangar en Palmdale (California) el pasado 20 de agosto. El avión estaba en exhibición con motivo de la celebración del 30 aniversario del Stealth Bomber. 
U.S. Air Force photo por Giancarlo Casem.

A lo largo de todo este tiempo la icónica aeronave no ha dejado de evolucionar, por ello y toda la tecnología en aviónica del B-2, además de su baja firma radar y el armamento que incorpora, le permiten continuar siendo hoy en día ser el avión dominante y más letal de toda la flota de bombarderos de la USAF. 

Los costes totales de adquisición fueron de aproximadamente 929 millones de dólares por aeronave, en el que se incluyeron repuestos, equipos, retrofit y soporte de software. Sin embargo el total del programa desde el inicio, en el que se incluyeron desarrollo y pruebas, alcanzó hasta los 2.100 millones de dólares por cada una de las 21 unidades que salieron de cadena de montaje.

El programa B-2 es un claro ejemplo del éxito en la producción de aviones, en el que se ha combinado un revolucionario diseño con materiales experimentales de fabricación.

Northrop Grumman y la United States Air Force continúan manteniendo la flota del bombardero completamente operativa y disponible para la misión, puesto que como mínimo 16 de las 21 unidades se encuentran siempre listas para volar en cualquier momento.

Cada bombardero “Spirit” vuela únicamente sobre unas 50 veces al año, puesto que la Fuerza Aérea distribuye las operaciones de las unidades de manera uniforme, realizando con ellos un total de unas 1.000 misiones entre las que se incluyen vuelos rutinarios de entrenamiento para mantener a sus tripulaciones preparadas. 

Asignados al 509th Bomb Wing, el B-2 Spirit debutó en combate en la Operation Allied Force de la OTAN, bombardeando objetivos serbios en Kosovo en 1999. Volando en total menos del 1% del total de las misiones el bombardero alcanzó el 33% de los objetivos durante las primeras ocho semanas del comienzo de la operación.

La capacidad para infiltrarse en territorio enemigo sin ser detectado es la razón por la cual ha sido el primero durante las fases iniciales de varios conflictos, concretamente durante las operaciones “Libertad Duradera” (Enduring Freedom), “Iraqi Freedom”, “Odyssey Dawn” y “Odyssey Lightning”.

Vídeo del B-2 Spirit en vuelo

Los B-2 Spirit pasan sus calendarios de revisión y mantenimiento en Whiteman o en la propia Palmdale (California), donde se fabricó, sin embargo ya se está produciendo un sustituto para el mítico avión.

B-21 Raider

B-21 Raider
Futuro B-21 Raider (USAF).

El secretario interino de la Fuerza Aérea, Matthew Donovan, anunció hace dos días, el 16 de septiembre, que el B-21 Raider se está desarrollando en las instalaciones de Northrop Grumman en Palmdale, en la misma ubicación de la que salió el B-2 Spirit. Además, el 420th Flight Test Squadron, Base de la Fuerza Aérea Edwards, se reactivará para respaldar las pruebas del futuro B-21 Raider al igual que como hizo con el B-2.

El primer vuelo del Raider será un ferry desde Palmdale a Edwards AFB.

El B-21 será un bombardero de próxima generación, con la capacidad de infiltrarse entre los más modernos sistemas de defensa aérea y mantener cualquier objetivo a nivel mundial en riesgo. El programa se encuentra ya en una fase de diseño madura y estable, en transición hacia el desarrollo de fabricación del primer avión de prueba en Palmdale. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!